Estos ejemplos ayudan a comprender el plazo de interferencia extracontractual

interferencia dolosa es una de las teorías de rápido crecimiento relacionados con agravios y se afirma que es una herramienta eficaz contra las injusticias que surgen en la sociedad. Ir a través de esta pieza tytfrn para una breve descripción de esta figura jurídica.
reclamaciones interferencia dolosa se pueden iniciar en caso de despido injustificado de empleados. Si el supervisor, gerente, o compañero de trabajo del empleado es responsable de las medidas disciplinarias del empleador (contra el empleado), el primero puede ser demandados por interferencia dolosa, porque era la conducta ilícita del acusado que indujo a la terminación.

Cuando se trata de negocios, la competencia es casi inevitable. La competencia desleal es una causa importante de litigios comerciales, especialmente los relacionados con la interferencia ilícita. Es el tipo más común de agravio económico, que permite a la parte perjudicada a reclamar daños a la parte demandada para la interferencia intencional con las relaciones contractuales o de negocios de los primeros.

El concepto de interferencia ilícita se cree que se originó a partir de la ley romana. Antes del siglo XV, los tribunales ingleses habían reconocido este concepto y lo ha aplicado en algunos casos de interferencia con las relaciones contractuales. Más tarde, el alcance de este concepto se amplió, y ahora interferencia intencional con las relaciones comerciales y la herencia también se consideran como responsabilidad civil.

¿Qué significa la interferencia dolosa?

interferencia dolosa es un agravio que se define de la siguiente manera: Los siguientes daños por intencionalmente por (a) romper una relación contractual o (2) dañar una relación de negocios o actividad.

Por ejemplo, A y B son en el mismo negocio. Si B amenaza a los clientes de A y los persuade para cancelar sus ofertas con este último, la acción de B asciende a la interferencia ilícita. A puede demandar por daños y perjuicios B, como la acción de B causa la pérdida de la primera. Cuando se trata de la interferencia ilícita con contratos, no es necesario que las ofertas están relacionados con los negocios.

La doctrina de la interferencia dolosa es aplicable a las relaciones obrero-patronales también. Esto sucede, si existe un acuerdo de no competencia entre el empleado y su / su empleador anterior. (Un acuerdo de no competencia es un contrato entre un empleador y un empleado, en que el trabajador se compromete a no tomar lo que él / ella aprende mientras se trabaja para el empleador y usarla contra este último, mientras trabajaba para un competidor.) El empleado es contratado por un nuevo empleador, que es plenamente consciente del acuerdo de no competencia entre la antigua y su empleador anterior. El nuevo empleador y el empleado interfiere con la no competencia. El patrón anterior puede demandar al nuevo patrón de interferencia ilícita.

En pocas palabras, la interferencia ilícita es un agravio económico, y la parte perjudicada puede reclamar daños y perjuicios en contra de acciones ilícitas de la parte demandada, lo que resultó en daños a las relaciones contractuales y comerciales de la antigua. interferencia dolosa se pueden clasificar en dos tipos. Una de ellas es la interferencia con contratos, y la otra es la interferencia con los negocios.

Interferencia ilícita con contratos

En el caso de los contratos, interferencia dolosa también se denomina interferencia ilícita en los contratos, interferencia ilícita en los contratos, instigación al incumplimiento del contrato, etc. interferencia dolosa puede afectar a un contrato de dos maneras. Un tercero puede persuadir indebidamente una parte en el contrato de rescindir el acuerdo; o interrumpir la capacidad de una parte para llevar a cabo sus obligaciones, de conformidad con el contrato.

Por ejemplo, A se compromete a comprar la casa de B por una cantidad específica. C, que quería comprar la casa por un precio menor, se acerca A y lo convenció para cancelar el trato por razones equivocadas. Una cancela la operación. B, que estaba planeando comprar otra propiedad usando el producto de la oferta, sufre una gran pérdida. B puede demandar C de interferencia ilícita. B puede reclamar daños y perjuicios por la pérdida sufrida. En algunos casos, los daños punitivos también pueden ser otorgados por la interferencia ilícita con fines maliciosos.

Interferencia ilícita con una expectativa de negocios

interferencia ilícita con relaciones comerciales, causando con ello un perjuicio económico a una parte en la relación, también se considera un agravio. En este caso, no se requiere un contrato válido. Si un tercero interfiere indebidamente en una relación de negocios con ventaja económica prospectiva, que equivale a la interferencia ilícita. Por ejemplo, A tiene un restaurante. Si B acusa A de la venta de comida rancia, que afectará a su negocio futuro. La acusación de B puede causar pérdidas económicas a A, y equivale a la interferencia ilícita.

Ejemplo 2: Una es la planificación para entrar en un contrato con B, con el fin de ampliar su negocio. C, que es un competidor, arruina el plan de Un mediante la difusión de historias falsas sobre el negocio de una. B se retira del plan, lo que provoca una pérdida financiera para A. En este caso, A C pueden demandar por violación del expectativa de negocio.

Elementos de interferencia extracontractual

Válido del contrato / Expectativa de negocios

Con el fin de demostrar su demanda interferencia dolosa con respecto a las relaciones contractuales, el demandante debe probar que existía un contrato válido entre él y un tercero. El contrato debe ser correcta y válida. La reclamación se destacan incluso si el contrato es rescindible a voluntad, ya que dicha conclusión no puede ser inducida por otra persona (como en la interferencia dolosa). En el caso de la relación comercial, no hay necesidad de un contrato válido. El demandante tiene que probar que él / ella tenía una relación comercial con un tercero, y el acusado arruinado la relación, lo que provoca un daño a la demandante.

El conocimiento y la intención

El demandante debe probar que el acusado tenía conocimiento de la existencia de la relación contractual / comercial válida entre el primero y un tercero. Otro factor importante es la intención del acusado. Él debe tener un motivo impropio o malintencionado, y debe interferir a propósito. Un intento de interferir no equivale a una interferencia dolosa. El acusado debe haber interferido con la realidad y arruinado la relación, lo que provoca la pérdida de la demandante. Él no debe contener información privilegiada o autorizada para inducir una violación del contrato de este tipo.

En resumen, el demandante debe probar que el acusado actuó con malicia. Si el motivo de la demandada era legítimo, el reclamo no se mantendrá. Por ejemplo, C y A son socios de negocios. C interfería con el contrato entre A y B, ya que el primero estaba al tanto de las prácticas poco éticas e ilegales de B. Una cancela el contrato con B. B puede demandar C de interferencia ilícita, pero la afirmación no se presentará como motivo de este último no era inadecuada. Hay varios factores que deben tenerse en cuenta al decidir el motivo de la demandada por una reclamación de interferencia ilícita.

Incumplimiento real y Daños

Por lo tanto, la interferencia de la parte demandada debe causar ruptura del contrato, lo que resultó en la pérdida de la demandante. El demandante puede demandar a la parte demandada por daños y perjuicios. En algunos casos, otra forma de reparación como una orden de interdicto, puede permitida en contra del acusado. Si se prueba la malicia por parte de la demandada, los daños punitivos también pueden ser otorgados.

Aparte de estos dos tipos, hay otra forma de interferencia ilícita interferencia intencional con una herencia esperado. En este caso, una reclamación por daños y perjuicios puede ser hecha por una persona que pierde una herencia o un regalo, que habría recibido si no hubo interferencia de la parte de la demandada. Con el fin de demostrar tal afirmación, el demandante debe probar que él estaba a punto de recibir una herencia. Que habría recibido el mismo si el demandado no había interferido. También debe probar que el acusado tenía conocimiento acerca de la herencia, y el segundo interferido intencionalmente y con un propósito. El acusado debe haber actuado con una intención maliciosa o por negligencia, y el acto debe haber causado la pérdida de la demandante.

En resumen, el principio básico de interferencia ilícita sigue siendo el mismo, independientemente del tipo. Si usted se encuentra en una situación así, póngase en contacto con un abogado de negocios con experiencia que puede guiarlo correctamente.