¿Cómo funciona un acto de Trabajo Garantía especial

De los muchos tipos de obras para la transferencia de la propiedad, tenemos la escritura especial de garantía. Es un aspecto bastante precaria en que el comprador no está tan protegida como en una garantía general. Aquí están algunos hechos básicos acerca de este documento legal.
El vendedor tiene varios tipos de acciones, que puede prepararse cuando decide vender su propiedad y, por tanto, su derecho de propiedad. Una escritura especial de garantía es una de esas obras, junto con la escritura de compraventa, la garantía general de obra, y la escritura de renuncia. Este hecho, se puede decir, es una versión ligeramente modificada de la garantía general de obra.

Como la definición, sin duda, le dirá, es un hecho en el que las órdenes de vendedor o garantiza el título sólo contra los defectos que surjan durante el período de su titularidad o la propiedad del inmueble. Esto podría estar en contra de las reclamaciones y demandas hechas por él o ella y todas las personas que reclaman por, a través y debajo de él o ella. El otorgante no garantiza contra cualquier defecto de título que existían antes de que él o ella era dueño de la propiedad.

¿Cómo funciona?

En una garantía general de obra, el vendedor o el otorgante promete un conjunto de seis pactos. Estos convenios establecen que el vendedor está dispuesto a defender al comprador de cualquier problema relacionado con un mal título de la propiedad, que puedan haber surgido en cualquier momento ya que la propiedad ha llegado a existir. Ahora claramente, hay un poco fiable de los detalles de por qué el vendedor actual debe proteger al comprador de un mal título que no es realmente lo que hace. Si el residente y dueño anterior le dieron un mal título, no hay ninguna razón para que el otorgante para defenderla. Este tipo de arreglo no es realista en absoluto, más aún cuando la propiedad en venta es una muy antigua y ha pasado por varias manos.

Con la escritura de garantía especial, el otorgante asume las mismas responsabilidades que él o ella debería idealmente. El otorgante se compromete a eliminar cualquier gravamen que pueden surgir debido a su propiedad, o si él es responsable de un mal título. Tales acciones sólo incluyen el pacto de seisin, el pacto del derecho a transmitir, y el pacto contra cargas causadas por el vendedor. Los otros convenios para el título no se incluyen normalmente.

En cierto modo, este tipo de acción es más favorable para el comprador que dice la escritura de renuncia o de la escritura de compraventa. A diferencia de la escritura de renuncia, este documento ofrece un mínimo de protección al comprador. Se le da al comprador un poco de seguridad que si el actual otorgante ha llevado a cabo algún tipo de negocio, todo el comprador tiene que hacer es señalar con el dedo en la dirección del otorgante y que, posteriormente, se hará cargo de todo.

Por lo general, estas acciones no son aceptadas por el comprador cuando hay una hipoteca sobre la propiedad. Se emplean con mayor frecuencia en las transacciones de propiedades, donde el vendedor no posee ni ocupar la propiedad por un período significativo de tiempo y también por los ejecutores y administradores.

La forma especial de escritura de garantía, por medio de ciertas disposiciones, hace la promesa de salvar al comprador de cualquier gravamen que puedan surgir a causa de mal título, pero limita la responsabilidad sólo hasta el presente otorgante. La mala creación de títulos por los anteriores propietarios sigue siendo una cuestión que el comprador tiene que conformarse con.